Abuso sexual a menores: ¿Cómo detectarlo y qué hacer ante la mínima sospecha?

abuso

Hay que estar atentos, ante una problemática que preocupa. El 90% de los casos sucede en la propia casa.
El 8% de los varones entre los 10 y los 17 años sufrieron abuso sexual alguna vez. En los menores de 7 años, las víctimas llegan al 2%. El 96% de los menores que manifi estan haber sido abusados dicen la verdad. El 90% de los casos de abuso sexual sucede en la propia casa.

Son números escalofriantes de una problemática que preocupa, y de la que se debe hablar, tanto para prevenir como para brindarle la contención y el tratamiento adecuado a las víctimas. “Si hay signos de una posible situación de abuso sexual sobre un menor, hay que hacer la denuncia de sospecha”, afi rma Julio Cukier, médico de niños y adolescentes de la Fundación ADOS (Atención integral de la salud adolescente), en diálogo con “Crónica”.

“Es importante que los adultos tomen conciencia. Muchos tienen miedo de equivocarse y acusar a alguien inocente. Pero es necesario dar aviso de sospecha, para que intervenga un equipo capacitado”, remarca el profesional. “El abuso tiene una preparación previa. El abusador elige una víctima, el lugar, hace un acercamiento previo. No deja situaciones visibles. El manoseo, la exposición de genitales, el sexo oral, la frotación, dejan poca o nula evidencia física”, sostiene Cukier, y dice que una vez consumado el último escalón “es la amenaza frente al secreto. ‘Mirá que si lo contás, nadie te va a creer’”.

¿Cómo detectar un caso de abuso infantil? “Hay síntomas físicos y emocionales”, explica el profesional. “Puede ser cambio de conducta, en el rendimiento escolar, aislamiento, hipersexualidad en la conducta, cambio de humor, retracción o falta de participación en actividades, sobreadaptación”, añade.

“Son signos que deben hacernos sospechar”. Para Cukier, coautor del libro “Aspectos interdisciplinarios para enfrentar al abuso y violencia sexual”, que presenta mañana, es fundamental brindar un entorno adecuado a los niños. “Hay un factor que se ignora y que tiene que ver con el maltrato infantil. Muchos niños sufren golpes, gritos, y a la larga esa desvalorización hace que puedan ser más fácilmente victimizados”, señala, para luego destacar que la prevención “empieza en casa desde chicos. Hay que hablar sobre el valor y el cuidado del cuerpo”, completa.

Ante una sospecha, Cukier recomienda llamar a las líneas gratuitas 102 (Chicos y chicas del GCBA), 137 (Víctimas de violencia familiar y sexual), 144 (Violencia de género) o al Equipo Niñ@s contra la explotación sexual (0800-222-1717).