Acusado de enriquecimiento ilícito, José López se negó a declarar  y será traslado a la cárcel de Ezeiza

lopez
El ex segundo del ministro De Vido estuvo esta mañana en Comodoro Py; se mostró muy nervioso antes de ser indagado.
Luego de un brote nervioso, de gritar e intentar golpearse la cabeza dentro del calabozo en Comodoro Py, el detenido ex secretario de Obras Públicas durante el kirchnerismo, José López, se negó a declarar esta mañana frente al juez federal de Daniel Rafecas.
El magistrado citó al segundo del ex ministro Julio De Vido a los tribunales federales, apenas dos días después de que el funcionario sea capturado in fraganti en General Rodríguez cuando intentaba ocultar casi 9 millones de dólares en un convento. El juez lleva adelante una causa por enriquecimiento ilícito.
El paso de López por Comodoro Py comenzó temprano. Fue trasladado desde la DDI de Moreno, donde pasó la noche, apenas minutos antes de las 7 de hoy. Estuvo fuertemente custodiado por los grupos especiales Halcón y GEO, motos y patrulleros de apoyo. Subió al despacho del juez a las 10 y apenas una hora después ya se conoció que se había negado a declarar.

El juez Rafecas decidió que López fuera trasladado al penal de Ezeiza, el mismo donde están detenido el empresario Lázaro Báez y el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. “Llegó ya compensado al juzgado. Se negó a declarar”, contó el juez Rafecas tras la audiencia. “[López] tuvo una larga entrevista previa con la defensora y después en la audiencia se negó a declarar”

 

Ayer, una serie de análisis clínicos y psiquiátricos que le practicó un equipo de médicos del hospital de General Rodríguez determinó que López no tenía ningún problema psicológico que le impidiera razonar y prestar declaración.

Su abogada, Fernanda Herrera, había asegurado que su defendido estaba mal: había entrado en estado de pánico, “sentía voces y deliraba”. Eso argumento le permitió a López ganar tiempo y evitar tener que declarar ante la fiscal de Luján, Alejandra Rodríguez, que imputó al ex funcionario kirchnerista de tenencia ilegítima de arma de fuego y presunto lavado de dinero.

En Comodoro Py 2002, López fue alojado en los calabozos de la planta baja de los tribunales hasta la media mañana, cuando estaba previsto que sea llevado hasta el tercer piso del edificio para ser indagado por enriquecimiento ilícito por el juez federal Rafecas. Allí mostró evidentes signos de nerviosismo y estuvo a los gritos. Se supo que anoche llegó a pedirle cocaína a los guardias que lo custodiaban en Moreno.

Rafecas tiene desde hace tiempo una causa abierta contra López por su crecimiento patrimonial desde que asumió, en 2003, hasta que dejó su cargo, en 2015. En sus últimas declaraciones López dijo no tener un dólar y cuando lo detuvieron tenía en sus manos casi nueve millones. Ayer, el magistrado ordenó congelar sus cuentas y las de sus familiares y allanó ocho propiedades en Santa Cruz, Tucumán, Tigre y en la Capital.