Argentina no brilló pero derrotó a Cuba y sigue invicta

tmb1_652244_20150903182259

Se impuso por 96-64, en su tercera presentación en el certamen. Nocioni, con 10 puntos y 13 rebotes, fue el jugador más destacado del equipo de Hernández, que el viernes cerrará la primera ronda ante Venezuela.
El seleccionado argentino de básquetbol derrotó por 96-64 a Cuba y sumó su tercera victoria consecutiva en el grupo B del Torneo Preolímpico que se está disputando en México. El conjunto que dirige Sergio Hernández se jugará el primer puesto en la zona el viernes a las 14, cuando en su última presentación enfrente a Venezuela.

El rival, que había perdido en sus tres primeras presentaciones en el certamen, asomaba como el más sencillo para el combinado nacional en esta primera ronda (y probablemente en el torneo). Sin embargo, el buen rendimiento de los caribeños (matizado por errores infantiles) y el bajo nivel del equipo de Hernández dieron forma a un primer tiempo parejo, en el que se alternaron el liderazgo en el marcador.

Con Luis Scola lejos del rol determinante en ataque que había tenido en el partido ante Canadá, Marcos Delía y Gabriel Deck (6 puntos cada uno) llevaron la carga del ataque argentino en un primer cuarto que se cerró con ventaja de un punto para la Albiceleste, nuevamente vestida de negro (23-22).

El segundo cuarto fue lo más flojo que exhibió el combinado nacional en el certamen. Con un ataque desordenado e impreciso, que apenas consiguió anotar 3 puntos en los primeros siete minutos, y una defensa que facilitó el lucimiento de Jasiel Rivero (terminó el primer tiempo con 16 puntos), el seleccionado permitió que Cuba sacara cinco puntos de luz (31-26).

En el cierre, Facundo Campazzo y Andrés Nocioni dieron la cara para limar la diferencia y mejorar los magros porcentajes de cancha del equipo (10 de 24 en lanzamientos de dos puntos y 3 de 11 en intentos de triple en los primeros 20 minutos de juego). Una penetración de Campazzo en la última jugada del período hizo que Argentina se fuera al descanso con el marcador igualado en 35.

Los triples rápidos de Selem Safar y Nicolás Laprovíttola en la apertura del tercer cuarto fueron la señal de lo que vendría. Fueron 10 minutos en los que el partido se quebró a favor del equipo de Hernández, que encontró facilidades en la zona pintada y puntería desde atrás de la medialuna (marcó seis triples en el período) y le cerró los caminos al gol a un rival que perdió la línea en ofensiva. Con Rivero neutralizado, Cuba se secó en ataque y apenas pudo anotar 10 puntos. Así, Argentina cerró el cuarto con 24 puntos de ventaja (69-45).

De esa forma, los últimos 10 minutos se convirtieron en un simple trámite disputado a baja intensidad. En ese lapso, en el que tanto Hernández como Daniel Scott aprovecharon para rotar sus planteles, Argentina siguió extendiendo su ventaja hasta llevarla a lo 32 puntos finales. Para ese entonces ya llevaba un rato sentado en el banco Andrés Nocioni, el hombre más destacado por su rol desequilibrante en el momento clave del duelo, quien terminó con 10 puntos y 13 rebotes. Por su parte, Scola sumó 11 puntos y 8 rebotes y Laprovíttola, 11 unidades y 7 asistencias.