Bestia mendocina: Mató a su pareja, a un hijo de ella, a su suegra y luego incendió la vivienda

crimen mendoza

Mendoza se encuentra conmocionada por un nuevo triple crimen. Un nene de 7 años y dos mujeres fueron asesinados en Guaymallén. La fiscal Claudia Ríos confirmó que se trató de un triple homicidio y que el agresor incendió la casa del barrio Escorihuela de Rodeo de la Cruz para intentar tapar los homocidios.

Las víctimas fueron identificadas como Mónica Outeda (51), Mayra Bueno (25) y Lautaro Valentino Vega (7). Madre, hija y nieto, respectivamente.

El principal sospechoso de los asesinatos era la pareja de Mayra, identificado como José Patricio Molina, de 39 años. El hombre también se hacía llamar José Giménez y estaba prófugo, pero apareció muerto horas después del crimen en la casa de su hermana en Colonia Bombal.

Todo comenzó esta madrugada cuando los vecinos de la casa ubicada sobre la calle Barcelona al 100 se percataron que la vivienda se estaba prendiendo fuego. Inmediatamente, alertaron a los bomberos quienes sofocaron las llamas  y sacaron los cuerpos. Después, los médicos del Servicio de Emergencias Coordinado constataron las muertes de las víctimas.

En un primer momento, trascendió que habían fallecido por inhalación de monóxido de carbono. Pero después los peritos advirtieron que las víctimas presentaban muchos golpes y lesiones. Además, se sumaron los testimonios de los vecinos que aseguraron que un hombre salió de la casa minutos antes del incendio.

Mayra era maestra jardinera y tenía una relación con Molina desde hacía 5 meses. “Nunca vimos signos de maltrato, él la llevaba en el auto todos los días al trabajo”, aseguraron algunas compañeras de la escuela de la joven.

Por su parte, la consuegra de Mónica, dijo que Molina tenía una doble identidad y otra familia. “Tenía otra mujer que lo denunció por violencia de género”, dijo.

En cuanto a los detalles del triple crimen, trascendió que las mujeres tenían graves golpes y lesiones, mientras que el niño tenía signos de ahogamiento. Algunos testigos aseguraron que el cuerpo de Lautaro estaba en la pileta de lona en el patio de la vivienda.