Clínicas y sanatorios de nuestra provincia podrían cobrar un “copago” en internaciones

En una reunión realizada entre todos los integrantes que componen la Federación de Clínicas y Sanatorios de Santiago del Estero (Feclise) analizaron la situación del sector privado de la Salud, tras la cual señalaron que la situación es ‘crítica’.

Aldo Yunes, presidente de la Feclise y de la Cámara Argentina de Empresas de Salud (Caes) sostuvo que la situación actual, obedece al incremento de los insumos que se utilizan en las internaciones, pero además a las alzas que tuvieron en diferentes ítems como por ejemplo los alimentos para los internos, los medicamentos, los artículos de limpieza, la presión impositiva y también la reducción de plazos de pago de 60 a 30 días que implementaron sus proveedores.

‘Es una situación de emergencia la que estamos pasando’, señaló Yunes tras la reunión que mantuvieron los directivos de todas las clínicas de la provincia. Al problema de los costos, que hoy muestra una diferencia de un 85% mayor a los que tenían que afrontar hace unos 4 meses atrás, se le agregó otro inconveniente: ‘Nuestros proveedores nos exigen un plazo de 30 días o menos para el pago de sus productos cuando antes lo financiaban hasta a 90 días “. Añadió que “como las obras sociales por lo general pagan a 60 días, ahí empalmábamos los pagos a proveedores, pero con estos cambios, eso nos crea un agujero financiero’, señaló.

Detalló que en ese contexto, solicitaron una reunión de urgencia con las autoridades de la obra social provincial (Iosep) para actualizar los aranceles de internación, conforme a la nueva realidad económica delineada en estos últimos meses.

Puntualizó que una alternativa que manejan para recomponer en parte la situación ‘es el cobro de un co pago a los afiliados’, aunque eso se dialogará con las autoridades de la obra social.

‘No sólo son insumos en dólares sino que todos los costos han crecido en forma exponencial y no lo podemos soportar, no podemos hacer frente’, señaló Yunes.

Agregó que ‘tenemos hoy una gran paradoja: No hay lugar en las clínicas para internaciones. Todas están llenas pero estamos trabajando a pleno y a la vez nos vamos fundiendo. Si estamos trabajando a pleno deberíamos estar en una situación óptima, pero nos estamos descapitalizando porque no alcanza el capital que nos está pagando las obras sociales, sobre todo la provincial que maneja el 70% del mercado’, indicó.