Fue abusada por su padrastro durante 2 años, huyó con su hermana y la Justicia la restituyó a la casa

El 26 de mayo, R. no aguantó más. Fue al baño de la casa de su hermana y se largó a llorar. Soledad le preguntó qué le pasaba y ella contó que tenía un fuerte dolor y no podía hacer pis. Cuando la vio, notó que algo no estaba bien y la llevó al Hospital Fiorito, en Avellaneda. Los médicos que la revisaron se dieron cuenta al instante: la nena de 10 años tenía claros signos de abuso sexual.

“Cayó la policía y empezaron a cuestionarme. Les conté que yo solo la veía los fines de semana y que vivía con la mamá y el padrastro. Mientras quedó internada, fui a la Comisaría de la Mujer a hacer la denuncia”, contó a minutouno.com Soledad Villalba, media hermana de R. por parte de su papá fallecido.

“En ese momento, en la comisaría me dieron una constancia para que la nena se quede conmigo durante dos días. Los médicos me dejaron una serie de estudios y tratamiento para hacer además del kit que te dan cuando hay un caso de violación”, precisó.

Soledad fue luego a la Dirección General de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), de Avellaneda, para contar el caso de su hermana. En esa Dirección le dieron una tenencia provisoria y le dijeron que hasta que la causa no se esclarezca, su hermana se iba a quedar con ella.

“Fuimos a la psicóloga del hospital, íbamos tres veces por semana porque tenía que hacer tratamiento por las lesiones que tenía. Hubo noches que no podía dormir del dolor. Mientras tanto, estaba conmigo. Con la madre hablaba poco y por teléfono”, dijo a este portal. Durante varios meses la nena no quiso contar nada.

Sólo se limitaba a decir “no”. Hace dos semanas, la niña le confesó que el responsable de los abusos era su padrastro, que fueron desde que el hombre había iniciado la relación con la mujer (más de 2 años) y que su mamá lo sabía.

“Le decían que si hablaba el padrastro iba a ir preso y ella a vivir con otra familia. La aterraban para que no hable”, dijo Soledad quien inmediatamente contó las últimas novedades al DINAF. La causa quedó en manos de la UFI N°2 a cargo de Mario Prieto pero avanzó poco y nada. Le habían prometido que en los próximos días iban a llamarla a citar para hacerle a la nena una Cámara Gesell pero con la feria judicial no hubo más novedades.

Esta semana, en tanto, Soledad recibió un llamado del DINAF para decirle que tenía que restituir la nena a su mamá. “Primero me dijeron que iba a ser una visita nada más pero el viernes no me dejaron verla más. Después de que les conté que la nena me confesó que la madre sabía y todo, hacen esto. Es inaceptable. No sé qué está pasando con mi hermana ahora”.

Según señaló la mamá de la nena frente a las autoridades del DINAF, el hombre acusado de los abusos tiene una restricción perimetral y no está viviendo más en la casa. Sin embargo, Soledad sabe que la mujer sigue hablando él por teléfono. “Ahora está viviendo en la casa de la madre de él porque ella no tiene agua en la casa. Mi hermana no está segura y corre peligro. El hombre está libre”, aseguró.

Soledad pide que su hermana vuelva a vivir con ella porque no confía en su madre. “Quiero que esté conmigo y que los que le hicieron esto paguen”, sostuvo.

Fuente: Minuto Uno