Le daba golosinas a sus sobrinos para violarlos

abuso

Durante siete años, el depravado sujeto abusó de cuatro familiares de 14, 9, 8 y 1 año. El chacal les ofrecía caramelos y, cuando las víctimas accedían, aprovechaba para cometer las aberraciones. El sujeto fue detenido pero a las horas lo liberaron. Sucedió en la localidad santiagueña de El Bobadal.

Un hombre de apellido Galván (58) violó a sus cuatro sobrinos por más de siete años. El hecho sucedió en la localidad de El Bobadal, departamento Jiménez.

Una mujer, llamada María Mercedez, fue la que hizo la denuncia, contó que el abusador se aprovechaba de dos de sus hijas (una de 9 y la otra de 8 años). Luego de varias investigaciones, se descubrió que violó a otros dos sobrinos, uno de 14 y otro de tan solo un año.

El sujeto los llamaba ofreciéndoles golosinas para luego agarrarlos y abusar sexualmente de ellos.

El caso más grave fue el del niño de un año, a quien según las niñas, Galván persiguió y lo alzó para manosearlo en sus partes íntimas.

El abusador fue aprehendido, pero no tardaron mucho en liberarlo por orden del fiscal de turno de ese momento y debía presentarse todos los días en la comisaría, no beber alcohol y con una orden de restricción de 200 metros hacia el domicilio de los pequeños.

La denunciante expresó la necesidad de que la Justicia conozca que el sujeto acusado de violar a los niños no cumple con ninguna de las exigencias del fiscal.

“Él anda borracho, cerca de la casa de las niñas, las saca corriendo, mis hijas viven con miedo y mis sobrinos casi no hablan”, afirmó.

Por su parte, el fiscal Dr. Rafael Zanni sigue con las investigaciones del caso. “Le agradecemos al fiscal Zanni por su preocupación y por el esfuerzo en su trabajo, solamente pedimos justicia”, concluyó la madre de las víctimas.