Máxima tensión en Brasil: venció el plazo para que Lula se entregue

lula

Venció el plazo para que el expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva, condenado por un caso de corrupción, se entregue a la policía federal. El exdirigente Luiz Marinho, del Partido de los Trabajadores, había anunciado que Lula ofrecería un discurso a las 16, desde la sede del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, San Pablo. Pero no sucedió así. No se sabe qué hará Lula, que se encuentra en la sede del sindicato desde anoche, y crece la tensión en Brasil.

Ayer, el juez federal Sergio Moro ordenó al expresidente que se entregue en Curitiba y le dio plazo hasta las 17 de hoy. La orden de arresto fue dictada después de que el Supremo Tribunal Federal (STF), máxima instancia judicial de Brasil, negara un recurso de habeas corpus presentado por la defensa del ex mandatario para evitar su arresto. Hoy, el Supremo Tribunal Federal (STF) negó otro habeas corpus que había presentado esta mañana la defensa de Lula.

Lula fue sentenciado a cumplir una pena de prisión de 12 años y un mes por corrupción, en el marco de la investigación Lava Jato. Fue condenado por recibir de la constructora OAS un departamenteo tríplex en el litoral paulista, como soborno, para favorecer a esa empresa con contratos con la petrolera estatal Petrobras.

Lula se mantiene atrincherado desde anoche en la sede del sindicato de metalúrgicos de Sao Paulo, rodeado de simpatizantes y acompañado por colaboradores que han señalado que el ex mandatario, favorito para las elecciones de octubre, resistirá la orden de detención.

En caso de que Lula no se entregue voluntariamente a la policía federal, perdería el beneficio de quedar detenido en una sala-celda especial, advirtieron hoy fuentes judiciales.

La policía federal de Curitiba transformó una de sus salas en una celda especial para recibir al expresidente. La sala-celda está ubicada en el cuarto piso de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba. Es de 15 metros cuadrados, posee una cama simple y una mesa, además de un baño privado.

Según pudo confirmar LA NACION, la dirigencia del partido de Lula -Partido de los Trabajadores (PT)- está dividida entre quienes le recomiendan que se entregue para evitar disturbios, y quienes proponen la resistencia, para montar una “escena para la Historia” que refuerce la idea de que se trata de una persecución política, y aumente el ya gran capital político que Lula posee de cara a los próximos comicios.

Fuente: La Nación