Pérez Volpin: Las pericias oficiales confirmaron que murió por la endoscopía

perez volpin

Especialistas del Cuerpo Forense que llevan a cabo una autopsia al cuerpo de Débora Pérez Volpin, se reunieron ayer con los peritos de las partes para explicarles la forma en que se harán los análisis microscópicos e histopatológicos pendientes.

Luego de la reunión trascendieron los primeros informes de la autopsia, donde señala que la periodista y legisladora murió por alguna mala práctica ocurrida durante la endoscopia y las maniobras de reanimación. Habrá más estudios, pero, según aseguró el abogado, ya no cambiarán lo que se sabe.

“Si bien la congestión y el edema pulmonar son la expresión final de una falla cardíaca, la misma es la consecuencia del barotrauma generado por el neumomediastino y el neumoperitoneo, los cuales estarían en relación con las maniobras instrumentales endoscópicas practicadas en la vía digestiva dado al hallazgo de las lesiones descriptas en esófago y estómago. Se aguardan resultados de la anatomía patológica para dar mayores detalles respecto de la existencia de perforaciones completas. Conclusión: la causa de la muerte determinada macroscópicamente ha sido congestión y edema pulmonar, neumomediastino y neumoperitoneo”, dice la pericia a la que accedió Clarín.

“Este resultado, si bien es parcial, ya demuestra que Débora fue lastimada durante la endoscopia, y las maniobras de reanimación. Los resultados próximos no van a cambiar la situación”, dijo Diego Pirota, abogado de la familia de la periodista.

Pérez Volpin, de 50 años, murió en la Clínica La Trinidad el lunes 5 de febrero, donde ingresó con dolor abdominal, la mandaron a realizarse varios estudios, uno de ellos la endoscopía. A los cinco minutos de iniciado el estudio, sufrió un paro cardiorrespiratorio, según informó la clínica a través de un comunicado.

“Ante la autopsia, se han realizado prácticas radiográficas que confirman la presencia de enfisema subcutáneo, neumomediastino, colapso pulmonar bilateral y neumoperitoneo. Se solicita informe radiológico”.

La autopsia macroscópica ya se hizo. Lo que falta es la microscópica: el conjunto de análisis histopatológicos, bioquímicos y toxicológicos. Por ello se reunieron los peritos de parte con la especialista histopatóloga (perito oficial), se sacaron muestras y se explicó cómo sería el procedimiento a seguir. El resultado en unos 30 días por el tiempo de evolución de las muestras.

Según información de la autopsia, en el estómago de Débora Pérez Volpin se observó “infiltración hemorrágica”, por lo que se procedió a su disección y apertura. Se vieron “múltiples efracciones (roturas) agrupadas, con la característica de ser longitudinales, lineales, paralelas entre sí (…). Cuatro de ellas miden 12 centímetros de longitud y 0,7 de ancho máximo. Cinco de ellas miden 3 centímetros y ancho de 0,9 centímetros. Toda el área está infiltrada por sangre como signo de vitalidad”.

Fuentes de la investigación tradujeron las lesiones en el estómago como “si le hubiese pasado un rastrillo por dentro”. A su vez, el esófago tenía las paredes muy debilitadas.

Antes de conocer el tiempo que tardarían los resultados, trascendió que recién cuando se llegue a la etapa final de la autopsia se podría empezar con las indagatorias. Declararán los dos profesionales que intervinieron en el procedimiento, el endoscopista Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente. Además, como a la periodista le hicieron otros estudios los días anteriores, podrían declarar los profesionales que los practicaron.