Quién era Charles Mason, el líder de la secta que mató a 7 personas

charles-manson

La historia del criminal que se creía la reencarnación de Cristo y buscó inspiración en los Beatles.
Charles Manson es considerado uno de los criminales más peligrosos de Estados Unidos. Presentado durante su largo juicio como un loco solitario dotado de una impresionante capacidad de persuasión, el criminal, que nunca mostró arrepentimiento, se presentó al proceso con una cicatriz en forma de esvástica en la frente.
En 1971 fue condenado a la pena de muerte junto a cuatro de sus discípulos, aunque dichos castigos fueron conmutados después por cadena perpetua. Manson pidió en doce ocasiones la libertad condicional, rechazada cada vez.

A finales de los años 1960, había ordenado a sus discípulos matar al azar a los habitantes de barrios ricos y blancos de Los Ángeles, con la esperanza de desatar una guerra racial apocalíptica. La espiral de violencia de los días 9 y 10 de agosto de 1969, con sus siete muertos, impactó a los Estados Unidos al mundo entero. Entre las víctimas estaba Sharon Tate, la mujer del cineasta Roman Polanski, que entonces tenía 26 años y estaba embarazada de ocho meses y medio.

Por orden de Manson, que no estaba presente, una de sus adeptas, Susan Atkins, cometió el asesinato. Después, con la sangre de la actriz, escribió la palabra “PIG” (cerdo) en la puerta de entrada.

Su historia. Nacido el 12 de noviembre de 1934 en Cincinnati, en el norte de Estados Unidos, de una madre con solo 16 años, el pequeño Charles nunca conoció a su padre y tuvo una infancia caótica. En la adolescencia fue internado en una institución para jóvenes donde cayó en la delincuencia. En 1955, con 21 años, fue condenado a cinco años de cárcel por robo de automóvil, pero obtuvo la libertad condicional.

Intentó cambiar el rumbo de su vida y centrarse al casarse con Rosalie Willis, pero un año después volvió a ser condenado por el mismo delito. En la cárcel supo que tenía un hijo, pero Rosalie pidió el divorcio y se fue con el pequeño.

Liberado por buena conducta, fue encarcelado de nuevo por diferentes delitos. “He pasado toda mi vida en prisión, lo que hace que aquí me sienta como en casa… ¿Cuánto hace que estoy en la cárcel? 34 años”, dijo en una entrevista en 1981. En 1967, incluso pidió quedarse entre rejas, pero su petición fue rechazada.

Fue en ese momento, en plena época hippy y con el apogeo de los Beatles, cuando fundó su “familia”, en torno a una profecía inspirada en canciones del mítico grupo inglés. La comunidad de Manson, compuesta principalmente por mujeres ingenuas y entregadas, vivía al margen de la sociedad y la droga siempre estuvo presente. Nómada al principio, se instalaron después en ranchos del Valle de la Muerte.

Creyéndose la reencarnación de Cristo, Charles Manson fomentó una serie de asesinatos para provocar el estallido de una lucha entre blancos y negros, bautizada como “Helter Skelter” por un título de los Beatles. Cuando en numerosas entrvistas concedidas desde la cárcel se le preguntó qué consejo daría a los jóvenes, respondía: “Deja huella para hacer saber al mundo que estuviste aquí”.

Más de 50 años después, los asesinatos de la “familia” Manson siguen atormentado las conciencias y suscitando una fascinación morbosa, alimentada por libros, canciones, circuitos turísticos, páginas web y películas. El propio Manson publicó un álbum en 1970, que fue reeditado en CD en 2006.