Raúl Zaffaroni defendió a Amado Boudou y aseguró que su procesamiento es “exagerado”

zafaEl ex juez de la Corte Suprema, Raúl Zaffaroni, defendió al vicepresidente Amado Boudou y calificó de “exagerado” el procesamiento dictado por el juez Claudio Bonadío.

En una entrevista con el diario Página/12, Zaffaroni afirmó que “tener procesado al vicepresidente de la República por un formulario 08 falso de hace veinte años de un auto que se transfirió, que no damnificó a nadie, me parece que es un poco exagerado”. “Hay causas (contra funcionarios oficialistas) que parecen bastante groseras”, agregó.

A lo largo de su gestión, el juez fue blanco de críticas por sus principios y fallos en materia penal, muchas veces caracterizados como “garantistas”. En las sentencias de alcance punitivo, como las que versaron sobre reincidencia delictiva, hubo un cambio en la opinión del resto de los miembros del máximo tribunal, que pasaron de declarar su inconstitucionalidad en un caso a avalarla mientras ocurría la discusión del Código Penal. En ese debate, Zaffaroni “quedó solo”.

Sobre el tratamiento de esa cuestión, el juez aseguró que sus colegas de la Corte “tienen miedo, el miedo del que no es penalista” por la repercusión que podría generar una decisión que vaya en contra del humor social. “No es que sean reaccionarios o fascistas. Temen el escándalo periodístico, este terrorismo mediático que sufrimos. Es un problema que está sufriendo toda la judicatura de la región. Hay países donde un juez hace una sentencia garantista y lo echan automáticamente”, destacó.

Además, Zaffaroni remarcó que “hay un terrorismo de medios que está empeñado en montar un aparato represivo fuerte, que corresponde a los intereses transnacionales, que quieren imponer una sociedad treinta/setenta, una sociedad excluyente”.

Siempre en la misma línea, el penalista aseguró que si en América Latina “no superamos el monopolio de medios, no vamos a salir del pozo en el que estamos”. “El monopolio u oligopolio de medios es análogo a los autoritarismos de mediados del siglo pasado”, evaluó, y propuso la necesidad de “elevar la prohibición de monopolios audiovisuales a norma constitucional”.

Tras su renuncia como ministro por cumplir los 75 años, la edad límite que establece la Constitución para ejercer el cargo, Zaffaroni reiteró su posición de que debería ser mayor la cantidad de jueces que integran la Corte Suprema. “Tendría que tener por lo menos once miembros. No se puede tener una enorme concentración de poder en cinco personas, más allá de quién sea cada uno”, afirmó.

Sobre su propuesta para que el juez Julio Maier ocupe su lugar, reconoció que la posibilidad le “gusta, aunque sé que no tiene viabilidad política. Es un penalista, el gran procesalista que tenemos nosotros, el mejor de toda la región latinoamericana, sabe, es íntegro y sano”. Sin embargo, lo cierto es que Maier está cerca de los 75 años, la edad tope para trabajar en dicha función. Sobre esta particularidad, Zaffaroni respondió que “le pueden dar un acuerdo por cinco años, que es lo que permite la Constitución a partir de esa edad. Después se lo pueden renovar”.

En relación a la polémica sobre la expulsión de extranjeros que cometen delitos contemplada en el nuevo Código Procesal Penal, dijo que “es inconstitucional y es aberrante”.

Zaffaroni también defendió a la agrupación oficialista Justicia Legítima, reconoció que le “gusta”, y destacó que “por lo menos hay un sector dentro de la Justicia que dice otra cosa, con lo cual puede salvar un poco la imagen”.

Consultado sobre el proyecto oficialista de democratizar la Justicia, reconoció que “nunca entendí lo que se quería decir con eso”, y aseguró que “la mejor democratización de la Justicia es “formar juristas populares que tengan un sentido de realidad social. Para eso están las universidades del conurbano. Que esté del lado de una relativa redistribución de renta”.

Por último, contradijo al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, quien en sendos discursos aseguró que los principales problemas del país son el narcotráfico y la inseguridad. “Esos son los grandes problemas para medios. Pero no son los grandes problemas del país”, se diferenció.

Fuente: Infobae