Thelma Fardin reveló nuevos detalles: “Darthés no paraba de llamarme”

Luego de denunciar a Juan Darthés por violación, Thelma Fardin contó cómo fue la trágica noche que vivió en Nicaragua: “Después de la violación me fui al cuarto y pasé la noche sola. Descolgué el teléfono porque (Darthés) no paraba de llamarme. Como usaba el despertador de la recepción del hotel, me quedé despierta toda la noche porque tenía miedo de perder el avión a Buenos Aires al otro día”.

Fardin dijo que recién pudo contarlo al otro día, regresando a Argentina. “Tuve que soportar esa noche sola, y cuando lo conté fue a la mañana siguiente en el avión de vuelta a Buenos Aires a dos compañeras: se quedaron paralizadas”.

Además afirmó que esa fue la última vez que interactuó con Darthés. “Ya no quiero dar más detalles porque creo que es algo que me excede, pero (a Juan Darthés) nunca más lo volví a ver. Cerré Patito Feo con esto, no me lo crucé nunca más”, contó en Radio Con Vos.

La actriz también dio a conocer de qué manera fue que tomó la decisión de hacer la denuncia. “Hace unos meses, revolviendo todo esto, estaba camino a terapia, y me pareció cruzarlo. Vi una persona en la calle, no era él pero se parecía, y me paralicé. Entonces pensé que si a uno le pasa esto, es porque hay que hablarlo, elaborarlo”, manifestó.

Pero reconoció que fue muy difícil: “El ‘mirá cómo me ponés’ me lo hacía sentir a mí, como con culpa. En ese momento me dijo ‘a donde vaya vení conmigo’, como garantizándome trabajo. A mí me bloqueó por completo porque siempre tuve la necesidad de mostrarme talentosa. Darme cuenta que mis posibilidades laborales estuviesen atadas a belleza física, fue terrible”.

Luego de su denuncia, muchos salieron a cuestionar el tiempo que tardó en hacerla y hasta dudaron de los hechos. Fardin explicó sus tiempos: “Más allá de que yo tengo perfil súper bajo, a mí se me empezó a hacer imposible obviar esto que me había sucedido. Son muchas cosas las que se ponen en juego: se juega que es muy grande, hay que limpiar demasiadas cosas. Es muy difícil hablar enseguida”, explicó.

“Yo me moría de ganas de decir: ‘Dejen de hablar mal de Calu’. Pero también sabía que tenía que estar a la altura. Este tema no se podía banalizar ni farandulizar. Acá hay una problemática social. Hablamos de algo que trasciende el titular de ‘La ex Patito Feo tal cosa’”, agregó Faris.

También contó que volver a Argentina fue clave para llevar adelante la denuncia. “Cuando esto pasó yo no pude sostener estar viviendo afuera, porque estaba viviendo lejos de mi gente y necesitaba contención para poder meterme en el pantano. Volví a Argentina para hacer la denuncia. Y me excede: no es mi causa, es una causa que tomaron todos”, contó.

Farid agradeció el apoyo que le llegó vía redes sociales tras la denuncia. “Gracias a las personas que se acercaron a hablar, a contener. Mujeres que venían gritando esto y cuando me empecé a meter vi que tengo gente como Mariel, otra compañera, que tiene una cabeza brillante para hacerme tomar dimensión de esto. Espero estar a la altura del rol que me toca hoy. Si lo puedo hacer es gracias a esta gente”.

“Tocaba demasiadas aristas este tema. Estábamos hablando de algo que abarca el rol de la mujer en el área de trabajo. Me toca en un ambiente que tiene mucha repercusión y por eso me interioricé en el tema”, agregó.

“Pero todo este proceso no lo podía articular con 16 años. Las puedo articular hoy que soy mujer. Esas palabras las puedo decir ahora. En ese momento le tenía miedo a todo”, dijo.

Muchos acusaron a la actriz de querer “fama” con su denuncia. “Es muy duro y terrible decir hasta qué punto había sido el vejamen sobre mi cuerpo para que del otro lado se sintieran interpelados. Hubo que dar una serie de explicaciones. Sabía que me exponía a toda esta cosa. Pero es más alto el precio de callar que de hablar. Yo ya estoy hecha. A mí no me entra ninguna cosa de las que digan”, cerró Fardin.