Un abuelo metió a su nieto en el horno: lo encontraron calcinado

Un abuelo borracho quemó a su nieto de 11 meses adentro del horno de su casa en Jakasia, Rusia, mientras la madre del pequeño estaba de viaje.

Viktoria Sagalakov, de 20 años, se quedó tranquila cuando dejó a su hijo Maxim en manos de sus padres en la localidad de Kharoy, para irse de viaje. Pero al regresar se encontró con los restos carbonizados del pequeño, informó el sitio Daily Mail.

La horrible escena se desarrolló, en un supuesto estado de borrachera extrema, los abuelos de Maxim lo introdujeron en el horno encendido. Se cree que el chico murió incinerado.