Ya no basta #NiUnaMenos si no actuamos como sociedad

EDITORIAL POR GABRIELA NEME

ni una menos

Anoche Santiago, mi barrio Villa del Carmen, fue escenario de una tragedia, de un múltiple asesinato que incluyó una mujer y cuatro pequeños nenes, cuatro angelitos.

Desde hace un tiempo, organizaciones de derechos humanos, de violencia de género, etc, realizan marchas bajo la consigna #NiUnaMenos, pero los femicidios continúan creciendo en forma alarmante en todo el país.

Muchos salieron ahora a hablar, que la víctima no era buena madre, que se iba de la casa varios días, o que sólo lo denunció una vez, que los vecinos escuchaban las peleas pero no se querían meter.

Hoy les escribo desde el lugar de víctima de violencia de género, quien no lo vive o lo vivió nunca podrá saber. Es un círculo enfermizo, más cuando hay hijos, del que no se puede salir sin ayuda. Casi siempre negamos que nos esté pasando algo, porque el victimario es tan manipulador que logra que quedemos solas, dependiendo exclusivamente de él.

Entonces es hora de dejar de buscarle culpas a la víctima, porque precisamente es eso y no tiene la forma de salir, de escapar. Si alguna tiene el coraje de denunciar en la policía o en la Justicia, el tiempo que demoran en actuar es el que utiliza el asesino para matarla.

Es hora que nos involucremos todos como sociedad, dejar de ser vecino, escuchar los golpes, los gritos, y mirar para otro lado, subir el volumen de la TV.

Denunciemos una y mil veces si sabemos de alguien que está sufriendo, porque el dolor de sentirse sola y no poder escapar, muchas veces es peor que la muerte.

Asumamos este compromiso, ayudemos a quien lo está pidiendo tal vez sólo con la mirada.

Por Gabriela Neme