Bolivia rompió con Venezuela y expulsó a los diplomáticos de Maduro

Uno de los primeros objetivos que se propuso el gobierno transitorio de Jeanine Áñez fue dar un cambio radical de rumbo con respecto a la política exterior de Bolivia. Tras quebrar la alianza que Evo Morales tenía con Nicolás Maduro al anunciar que su país reconoce a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, hoy fue más allá y anunció la ruptura de relaciones con Venezuela por el supuesto intento de Caracas de “atentar contra la seguridad interna” del país andino.

La nueva canciller, Karen Longaric, también adelantó que el país dejará la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y que analiza retirarse de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Longaric dijo que su país expulsará a todos los funcionarios de la embajada de Venezuela en La Paz, debido a la “violación de normas diplomáticas”, por supuestamente inmiscuirse en asuntos internos.

“Se les dará un plazo para que abandone el país, por haberse involucrado en asuntos internos del Estado, a todo el personal diplomático de la embajada de Venezuela en Bolivia que representa al gobierno del señor Maduro”, dijo la jefa de la diplomacia boliviana.

La canciller también informó esta mañana, luego de una larga conversación con su par cubano, Bruno Rodríguez, que al menos 725 cubanos que cumplían en Bolivia misiones de cooperación vinculadas con la salud, la educación o la comunicación, entre otros rubros, abandonarán el país a partir de mañana.

Cuba y Venezuela eran los principales socios regionales de Morales, quien renunció el pasado domingo por presión de sectores opositores y luego de perder el apoyo de policías y militares. El expresidente está ahora asilado en México.