Conmovedor relato de un padre que cuenta que su nena quedó parapléjica por negligencia en el CEPSI

nenaHace algunas horas se comenzó a viralizar en las redes sociales un crudo video en donde un padre denuncia, con su pequeña hija al lado, la triste realidad que les toca vivir luego de haber padecido en carne propia lo que sería una negligencia médica, cuyos efectos irreversibles impactaron de la peor manera en la vida y en la historia de la pequeña Yesica Victoria Abdala Jiménez.-

Esta historia, según el sentido relato del padre, Cristian Abdala, comenzó los primeros días del mes de agosto del año pasado, cuando su pequeña comenzó con lo que parecía ser un resfriado, cuadro que llevó a sus padres a acudir al CEPSI Eva Perón (Centro Provincial de Salud Infantil) de esta provincia.-

Viki, como la llaman sus seres queridos,  era, según señala su papá, una niña normal, sana; ese día la llevaron al centro de salud mencionado y fueron atendidos por una doctora, de quien el padre da nombre y apellido e incluso su MP, dicha profesional le diagnostica “angina”, le prescribe una medicación y la envía a su casa.-

Pasan unos días, y la salud de la niña comienza a empeorar, ante lo que deciden llevarla nuevamente al CEPSI; en esta ocasión, quien revisa a Victoria es un médico, quien le ordena hacer el conocido “rescate”, le colocan oxígeno, le cambia la medicación, y la envía, nuevamente, con 39° de temperatura a su casa.-

Según relata Abdala, su hija seguía muy decaída, llegando al punto de no poder respirar, su cuerpito se “arqueaba” en el intento de poder inhalar un poco de aire, “era muy feo verla así”, expresó;  por lo que nuevamente, y por tercera vez se dirigieron con la pequeña al hospital.-

Esta vez, la atendieron y “nuevamente la querían enviar a la casa”, según el testimonio del papá, por suerte apareció otra doctora, quien la revisó y decidió que el cuadro era para una internación.-

En ese momento, le colocaron zondas para sacarle la flema que tenía en su cuerpo, comenzaron a hacerle los estudios: análisis, placas, etc.;  lamentablemente la niña quedó en terapia intensiva, y como si fuere una situación irónica, cuenta Abdala, una doctora se acercó a los dos, al papá y a la mamá, y les recriminaba si por qué no la habían llevado antes, que su cuadro era muy grave.-

El sábado siguiente, Viki entró en un paro cardiorrespiratorio, que duró 30 minutos, las secuelas de ese acontecimiento produjeron que hoy Victoria se encuentre con parálisis cerebral y cuadripléjica, su cuerpo está rígido, y los médicos dijeron a sus papás algo que ellos mismos ya entendían y que la aclaración de nada ya les valía: “la niña no va a volver a ser igual, olvídense de que ella va a ser lo que era”.-

Destacan algunos comentarios de la red que el problema no se encuentra en los insumos ni en la infraestructura del C.E.P.S.I si no en el factor humano de dicho nosocomio, ya que se puede encontrar médicos y enfermeros que dedican su vida a la profesión, mientras que otros solo lo ven como una forma más de ganar dinero y olvidaron el verdadero sentido de la vocación.

Fuente: Diario La Posta