Cuál fue la participación de cada rugbier en el asesinato de Fernando Báez Sosa

La fiscal Verónica Zamboni logró determinar cuál fue la participación de cada uno de los rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa y se basó en esa información para pedir la prisión preventiva para ocho de ellos.

Tras evaluar casi 5 terabytes de datos extraídos de los celulares de los rugbiers y los testimonios de las ruedas de reconocimiento -entre otras pruebas- Zamboni puntualizó una serie de “elementos suficientes e indicios vehementes” contra ellos.

Máximo Thomsen (20): imputado como coautor de “homicidio agravado por concurso premeditado de dos o más personas”, fue sacado por la fuerza del boliche Le Brique y vestía “una camisa oscura o negra manga larga arremangada, media abierta arriba, con una bermuda azul oscura corta”.

Fue señalado por cinco testigos en las ruedas de presos como “uno de los agresores de Fernando” y reconocido por la mayoría como “el sujeto que le propinara patadas en el rostro (…) ya tendido en el suelo”.

También fue señalado como “quien le pegara golpes de puño cuando Fernando estaba de pie e incluso una patada con su pierna derecha en el hemisferio izquierdo de la cara, cuando éste a raíz de un golpe había quedado de rodillas sobre el suelo”.

Una testigo lo identificó como quien dijo a viva voz: ‘Quedate tranquila que me lo voy a llevar de trofeo'”.