El calor extremo y la sequía potenciaron los incendios en Santiago del Estero

Las temperaturas alcanzaron este miércoles el récord en sus marcas máximas para esta época del año en todo el país, con más de 30 grados al norte, 25 al centro y 15 en el sur, en un auténtico “veranito” en pleno invierno, lo que junto a las sequías provocaron incendios en muchas regiones.

Pinto, Santiago del Estero, es uno de los focos donde se registran fuegos de gran escala, como los de la Amazonia pero en áreas más controladas hasta el momento.

Este miércoles esta provincia fue una zona en la que hubo mucho viento, algo que no ayudó a contrarrestar los incendios. Lo mismo pasó en Chaco, Formosa, Corrientes, el norte de Santa Fe, Mendoza (donde el Zonda obligó a suspender las clases en San Rafael y Tupungato, Uspallata y Potrerillos), Neuquén y Córdoba.

El caso de la Amazonia

Por su parte, los incendios que devastan buena parte de la Amazonia en Brasil y Bolivia tendrán graves consecuencias para el planeta como el incremento del calentamiento global, la pérdida de agua y la extinción de especies.

Así lo consideró la directora del Jardín Botánico de Bogotá, Laura Mantilla. “Podrían demorarse 200, 300, 500 años, o más, para recuperar un ecosistema como este”, evaluó.

Para la experta, ningún país está a salvo de las repercusiones medioambientales que tendrán las llamas en el llamado pulmón del mundo. La importancia de la Amazonía consiste en que alberga una megabiodiversidad de flora, fauna y cultura incomparable. Por eso, se trata de un ecosistema estratégico para el mundo en aspectos como la lucha contra el calentamiento global, ya que allí se captura grandes proporciones de dióxido de carbono que evitan la concentración de gases de efecto invernadero.