El Gobierno provincial se “apropió” del Club Social Pinto

club pintoEl Gobierno de la Provincia, encabezado por el Dr. Gerardo Zamora, no cesa en las maniobras que rozan la ilegalidad, sin importar si se trata de obras, personas o como en este caso de una institución deportiva.

Hace unos meses, por decreto, se “apropió” del Club Atlético Social Pinto. Para decirlo de una manera más elegante, decidió intervenirlo a través de una junta normalizadora, que iba a cumplir sus funciones por dos meses. Ya pasaron más de 90 días y la situación empeora.

Esta comisión, o como dicen los pinteños “el triunvirato”, está compuesta por Luis Céspedes, su esposa Silvina Acosta y Darío Porcel y recibió del Ejecutivo provincial un subsidio de $40.000 con el fin de mejorar y sanear la institución, pero el dinero en lugar de ser usado como corresponde o depositado en una cuenta del club, fue a parar en una cuenta personal de uno de los normalizadores, por lo que los vecinos dudan a esta altura del verdadero destino que tuvo el subsidio. Sin embargo, los organismos oficiales en encargados de controlar y verificar que se cumpla el fin primigenio de esta intervención, brillan por su ausencia en la ciudad de Pinto.

Pero esta situación no termina allí. El Club Atlético Social de la ciudad es lugar por excelencia que tienen los habitantes para realizar deportes, además de contar con un equipo de fútbol, aunque esto poco parece importarles a Céspedes, Acosta y Porcel, quienes dispusieron impedir el acceso libre a la institución, cobrándoles hasta a los propios deportistas para poder hacer uso del mismo y entrenar. Una verdadera vergüenza, más teniendo en cuenta que el próximo mes de octubre se cumple un nuevo aniversario del club y como cada año está previsto un campeonato de fútbol, uno de los más conocidos del país por su historia y que reúne a toda la familia pinteña.

Los ciudadanos se encuentran realmente preocupados, ya que este acontecimiento será administrado por estas tres personas de escasos vínculos con la institución, sin conocimientos ni experiencia como dirigentes deportivos, lo que hace presagiar que estos tradicionales festejos resulten en un verdadero fracaso y sumiendo a los habitantes de Pinto en la desazón, por ver a esta prestigiosa institución que está siendo destruida de a poco, ya que ni siquiera se realizan las tareas más elementales como la limpieza y el mantenimiento, todo por el capricho de gente puesta a dedo por el gobernador Zamora.

 

 


Tags: , ,