Estados Unidos emitió un duro informe sobre la corrupción y la libertad de prensa en nuestro país

informeEstados Unidos, en un duro informe donde criticó las violaciones de los derechos humanos en Siria y en Venezuela, se mostró preocupado por lo que ocurre en nuestro país, especialmente por la libertad de prensa y la corrupción, un ítem donde desarrolló en detalle el proceso al vicepresidente Amado Boudou por la causa Ciccone.

Según el Reporte sobre los Derechos Humanos en el Mundo en 2013, presentado ayer por el secretario de Estado John Kerry, los problemas principales en la Argentina incluyen abusos de las policías provinciales, duras condiciones en los penales y violencia de género.

También arrestos arbitrarios, amenazas a la libertad de prensa, ineficiencia judicial, corrupción oficial, abuso de niños, discriminación contra indígenas, entre otros.

Sobre la corrupción, se extiende más que en 2012 sobre las denuncias contra el vicepresidente. El informe que “Amado Boudou permanece bajo investigación por enriquecimiento ilícito y por utilizar su ex cargo de ministro de Economía para beneficiar a The Old Fund, una firma en la que tenía interés financiero”.

Agrega que el si bien el juez federal Ariel Lijo rechazó el pedido de Boudou de desestimar la causa en agosto, el fiscal de Casación Javier de Luca dictaminó que el tribunal debería recolectar (más) evidencia para continuar el caso.

Además indica que el juez federal Norberto Oyarbide también está investigando a Boudou en conexión con fondos que desaparecieron cuando estaba al frente de la ANSES. En el informe del año pasado, sólo se mencionaba que el vice estaba siendo acusado.

En el capítulo sobre libertad de expresión y de prensa, EE.UU. destaca este año que los grandes supermercados y casas de electrodomésticos dejaron de publicar sus avisos en periódicos en febrero del 2013.

“Si bien las firmas en privado dijeron que la Secretaría de Comercio les había dado la orden para debilitar a medios independientes, ninguno realizó públicamente ese reclamo, que el gobierno niega”, expresa.

“A pesar de fallos de la Corte Suprema que ordenaban al gobierno aplicar un balance razonable en la distribución de la publicidad oficial, ésta siguió siendo arbitraria”, destaca el informe, que señala que el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) reportó 152 ataques a la libertad de prensa entre enero y septiembre, un 32% más que en el mismo período de 2012.

El documento refleja especialmente las presiones y amenazas contra periodistas independientes y recuerda en ese sentido no sólo la expulsión de Juan Miceli del canal de televisión oficial, sino también el “descrédito” al que se intentó someter su nombre por parte de colegas que seguían trabajando en esa emisora oficial.

El informe se hace eco de la acusación de “asesino mediático” y “sicario” que el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, le dedicó al periodista Jorge Lanata.

También destaca que “agentes de policía de la ciudad de Buenos Aires atacaron a un grupo de 11 periodistas y fotógrafos” que cubrían una manifestación en el Borda.