Garbarino cerró sus sucursales en Capital y Banda: casi 20 familias se quedarían sin trabajo

Los empleados de Garbarino terminaron la primera parte de su turno y pasado el mediodía se retiraron a sus hogares, pensando en retornar a sus puestos de trabajo a las 17 horas, pero minutos antes de las 15, todos sus empleados fueron avisados mediante un mensaje de WhatsApp que las sucursales van a cerrar “hasta nuevo aviso”.

Así los 19 empleados directos de la firma (13 sucursal Capital y 6 Banda) se quedaron virtualmente sin trabajo.

Los ánimos no eran los mejores entre los empleados de la sucursal de Peatonal Tucumán, pero serenos dentro del crítico momento laboral que les toca atravesar, dialogaron con Diario Panorama sobre como se desencadenaron los hechos y los pasos que tomarían en conjunto con el sindicato.

“Esta situación la veíamos venir, pero no imaginábamos que se iba a dar ahora y así” comenta Germán rodeado de sus compañeros en la vereda del local cerrado.

“Uno está con la ilusión de tener un trabajo y que no terminas de llegar a tu casa y te avisan que cierran por tiempo indeterminado. Ni siquiera nos dijeron que `bueno en un mes volvemos´ o algo así. Estamos en la incertidumbre total” resaltó.

Para poner en perspectiva, los empleados brindaron algunos datos:

Hay 13 trabajadores directos de la firma

Se les adeuda en promedio unos $200.000 (salarios, aguinaldo y bono)

Ya habían sufrido suspensiones en abril y mayo con el pago del 76% del salario

El empleado con más antigüedad es de 14 años, el de menos 4 años

“Los empleados en Buenos Aires tomaron las sucursales, porque como ellos hacen horario corrido, se enteraron en el horario laboral que todas las sucursales del país cerrarían, por lo que decidieron quedarse dentro de sus lugar de trabajo, para defender su fuente laboral. A nosotros nos dejaron en la calles directamente” enfatizaron los empleados presentes.

“Hay compañeros que se van a quedar en la calle, que son los que alquilan, porque al no cobrar se habían atrasado con el pago de las alquileres y ahora que estamos sin trabajo, no se que va a pasar con ellos” comentó Germán.

Los empleados esperaban la llegada de los representantes del sindicato, con los cuales ya habían solicitado una medida cautelar.

“Ahora queda aguantar aquí (en la puerta de acceso a la sucursal) para que no la vacíen y esperar que esto se resuelva de la mejor manera. Queremos trabajar y que nos paguen” concluyó (en una especie de plegaria) Germán.

Fuente: Diario Panorama

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: