Hallan el cádaver de Julieta González

julieta

Ocurrió horas después de que encontraran sin vida a Janet Zapata. El cuerpo estaba atado de pies y manos, en las inmediaciones del penal de Almafuerte, y presentaba un golpe en la cabeza. Los investigadores la identificaron como la joven de 21 años que estaba desaparecida desde el pasado miércoles.
Una joven de 21 años que había desaparecido hacía seis días en la localidad mendocina de Maipú fue encontrada asesinada a golpes y atada de pies y manos en un descampado de la zona de Cacheuta, a unos 30 kilómetros de la capital provincial, informaron fuentes policiales y judiciales.

La víctima fue identificada por la Justicia como Julieta González (21), quien había sido vista con vida por última vez la noche del 21 de este mes cuando salió de su casa en dicha localidad del Gran Mendoza para, supuestamente, encontrarse con una amiga con quien nunca se reunió.

Según las fuentes, el cadáver de la joven fue hallado alrededor de las 10.30, por un empleado que manejaba una motoniveladora en un descampado camino al penal de Almafuerte, cerca de Cacheuta, en el departamento Luján de Cuyo, y llamó al 911.

Cuando arribaron al lugar, junto a los efectivos policiales y la fiscal de turno, Claudia Ríos, los peritos constataron que el cuerpo estaba vestido con un pantalón negro, suecos y remera animal print, lo que hizo sospechar que podría tratarse de González (21).

Las fuentes señalaron que el cadáver estaba oculto en cercanías al ingreso a la Destilería de Luján de Cuyo, en una zona no muy apartada de donde un día después de la desaparición de la joven la Policía halló una campera y documentos de ella.

La coordinadora del ministerio Público Fiscal, Teresa Day, indicó que ante esa situación se convocó a los familiares de González, los cuales reconocieron el cuerpo en la Morgue Judicial.

“Julieta murió cuarenta y ocho horas antes de su hallazgo esta mañana por traumatismo cráneo encefálico compatible a un golpe con un elemento contundente que aún no fue identificado”, explicó la vocera judicial.

Day señaló que por estas horas “se están tomando todas las declaraciones en la Unidad fiscal y se espera el estudio anátomo patológico que será de vital importancia” y aclaró que hasta esta noche no había “ninguna persona detenida, aprehendida ni demorada” por el crimen.

Respecto al estado del cadáver, la vocera precisó que “tenía ataduras en las piernas y manos” pero que “su cara no estaba desfigurada por golpes, sino que se observó deformación y putrefacción propias del tiempo transcurrido del deceso”.

Consultada sobre las circunstancias en las que se cometió el crimen, Day sostuvo que “se necesitan más datos del forense y pruebas fundamentales de las llamadas, redes sociales y especialmente del cuerpo para continuar con la investigación de todas las líneas”.

De acuerdo a los investigadores, González vivía con uno de sus hermanos y su madre, Susana Carrizo, una mujer policía que presta servicios en la comisaría décima y que fue quien denunció primero la desaparición y luego difundió la búsqueda a través de la red social Facebook.

Carrizo contó a la prensa que el último día que vio a su hija, ésta la había ido a visitar a la mencionada seccional de Maipú, tras lo cual regresó a su casa para bañarse y salir con una amiga, con quien nunca se encontró.

La mujer dijo que su hija era “muy reservada y no contaba con quién salía”, aunque por amigas de la víctima supo que la chica había salido con un hombre mayor.

Este fue el segundo femicidio descubierto en los últimos dos días en la provincia de Mendoza luego de que ayer se encontró en un descampado de Las Heras el cadáver baleado y cubierto con cal de Janet Zapata (29), quien también había sido desaparecido el miércoles de la semana pasada.

Ante esta situación, miembros del Plenario de Trabajadoras de Mendoza convocaron para mañana a las 18 a una movilización desde el kilómetro cero de la capital, en calles Garibaldi y San Martin, “por Janet y por Julieta”.

“Estas mujeres no tienen ninguna relación entre sí, sólo la característica de ser mujeres y el mismo trágico final del femicidio. La demagogia de los gobiernos con el ’Ni Una Menos’ y su perspectiva de género introducida a un Estado responsable de este flagelo no significa un freno a la situación de jóvenes desaparecidas, no devuelve la vida de las que mueren por el aborto clandestino ni frena las violaciones o femicidios”, lamentó la diputada nacional Soledad Sosa, una de las convocantes a la marcha.