Macabro: mató a su hija, la enterró en el patio de su casa y confesó el crimen

La última vez que vieron a Ariana Yésica Palacios, de 30 años, fue el 28 de agosto pasado. Una amiga suya denunció su desaparición después de intentar durante días comunicarse con ella sin éxito. Un mes después, cuando todavía la policía no tenía pistas ni sospechosos, la investigación tuvo un avance inesperado: su papá confesó que la había matado.

Según indicaron fuentes cercanas a la causa, el hombre de 64 años tuvo contradicciones en su declaración ante la policía y ante la presión de los investigadores terminó admitiendo que en medio de una discusión con su hija le clavó un cuchillo en el cuello.

Tras confesar haber enterrado a Ariana en el patio de la casa donde vivían en la localidad bonaerense de Hurlingham, Willy Palacios Montañio quedó detenido acusado por el crimen de su propia hija. “Él es un hombre muy violento”, dijo Jésica, una de las amigas de Ariana que se puso al hombro su búsqueda.

El domicilio de la calle Frías al 3500 se encuentra desde hace algunas horas rodeado por personal de la Policía Científica, médicos forenses y bomberos, con el objetivo de encontrar el cuerpo de la joven, que era mamá de una nena de cinco años. En medio de la incertidumbre y las más dolorosas sospechas, su amiga resaltó la forma en la que tanto el acusado como el resto de la familia intentaron desviar su atención cada vez que preguntaban por ella.

“El padre me dijo que Ariana no respondía porque se le había roto el celular”, afirmó la joven. En otra oportunidad, la respuesta que obtuvo fue que su amiga se había ido al interior a vender mercadería. “Al novio le dijeron que estaba conociendo a otra persona para que se alejara”, señaló.

La enumeración de mentiras, que involucró a toda la familia de la víctima, ahora la llena de bronca por el tiempo que se perdió. “Ya no puedo creer en nadie, fueron todos cómplices”, manifestó. La causa será investigada por el fiscal Walter Leguizamo, a cargo de la UFIJ Nro. 02 de esa localidad.