Mujer denunció a su ex por violencia de género y abuso y él se escapó hacia Santiago con su hija de 8 años como rehén

Una mujer víctima de violencia de género y su hija como rehén de su expareja, son las protagonistas de una dramática historia que salió a la luz ayer a partir de las denuncias de la damnificada en Córdoba y en Santiago del Estero.

La denunciante publicó en las últimas horas unos videos de las cámaras de seguridad de la casa en la que supo convivir con el acusado.

Allí se observan los malos tratos y ella advierte que él no la golpea en ese lugar, sino que la llevaba al dormitorio donde no había vigilancia.

Hizo público el infierno que vivía allá por 2018 antes de separarse, ya que ahora el acusado se llevó a su hija desde Córdoba, donde estaban residiendo, hacia Santiago, por lo que la mujer no puede ver a la niña de 8 años hace dos meses y ya no sabe qué recursos tomar, según aseguró.

“Los publiqué para que vean con quién está mi hija, una persona que tiene denuncias por abuso sexual”, advirtió en diálogo con un canal de tv cordobés la mujer, haciendo referencia a las imágenes que en las últimas horas compartió a través de su cuenta de Instagram. Hace un año, contó, llegó a la localidad cordobesa de Alta Gracia tratando de escapar de la violencia sistemática de su exesposo, pero la distancia no alcanzó para proteger a su hija. Él seguía viviendo en tierras cordobesas y tuvieron que acordar un régimen de visitas que, de acuerdo a la denuncia, el sujeto no cumplió. La relación que la víctima mantenía con el padre de su hija se fue volviendo cada vez más violenta con el paso de los años, al punto de que el hombre destrozó una pieza entera en medio de un ataque de furia.

Ella quiso separarse entonces, pero el hombre tomó a la hija de ambos como rehén y se la llevó a la casa de su madre. Todo un año le llevó a la mujer poder volver a ver a su hija.

“Me decía que si la quería ver tenía que dejarme besar y tocar por él. Quería verme desnuda o que tuviera sexo con él. Si yo era ‘buena con él’, dejaba que mi hija se quedara a dormir o que pasara todo un día conmigo”, recordó. Recién en 2021, cuando recuperó la tenencia de la menor, volvió a denunciar a su marido en Santiago del Estero por violencia física y abuso sexual. “Me ofreció un trato. Si retiraba la denuncia, me devolvía a mi hija. Acepté. Ahí recuperé a mi hija por primera vez y la llevé a Alta Gracia en 2021 , afirmó. No obstante, el “alivio” duró apenas un suspiro. En cuanto se enteró de que ella estaba empezando una relación sentimental con otro hombre, el violento volvió a hostigarla y a amenazarla.

“Nunca me dejó vivir en paz”, asegura. Según relató la víctima, al principio, el acusado veía a su hija una vez al mes. Pero las visitas comenzaron a ser cada vez más frecuentes y por más tiempo hasta que, entre octubre y noviembre pasado, su ex le manifestó que quería llevarse a su hija de nuevo y meses después, lo concretó. La última vez que se vieron, él le dijo que solo se irían “por cuatro días” y después, una vez que estuvo lejos con la menor, la llamó y le avisó que “no la iba a traer más, que había decidido que iba a vivir con él”.

A partir de ese momento, le bloqueó el teléfono y no pudo volver a comunicarse con ninguno de los dos. La mujer presentó una denuncia por el hecho en Alta Gracia, pero le dijeron que “también tiene que ir a hacerla a Santiago del Estero porque él estaba allá”.

El fiscal cordobés Alejandro Peralta Ottonello, indicó que finalmente dicha acusación se radicó formalmente el pasado 13 de mayo y que el hombre ya tenía “varias actuaciones referidas a Violencia Familiar”.

Fuente: El Liberal

hd porn