Una británica que intentaba rescatar a sus perros del tsunami es la primera víctima identificada en Tonga

Una mujer británica que murió cuando intentaba rescatar a los perros que cuidaba en Tonga después de la devastadora erupción volcánica submarina y posterior tsunami es la primera víctima identificada por la tragedia en el Pacífico, de las tres confirmadas hasta el momento.

Angela Glover, de 50 años y originaria de Brighton, vivía en el archipiélago del Pacífico Sur con su esposo James desde que la pareja se casó y había establecido allí la Sociedad de Bienestar Animal de Tonga (TAWS, por las siglas en inglés) para brindar refugio y rehabilitación a los perros callejeros antes de reubicarlos.

“Entiendo que este terrible accidente ocurrió cuando intentaban rescatar a sus perros”, dijo su hermano, Nick Eleini, a medios británicos.

“Ella amaba a la gente y amaba a los animales y esto se remonta a su infancia”, dijo. “Y lo extraño era que cuanto más feo era el perro, más lo amaba”.

Fue James quien encontró el cuerpo de Angela Glover durante un operativo de rescate que él mismo había organizado tras la desaparición de su mujer el sábado.

“Angela era el corazón de nuestra familia. Era el corazón emocional de nuestra familia. Y, sabes, ese corazón ahora se ha ido”, dijo Eleini. Agregó que él y su madre, de 85 años, estaban en contacto frecuente por Zoom con su hermana, especialmente durante las cuarentenas por Covid, cuando no pudieron verse.

“No tengo las palabras en mi vocabulario para describir cómo nos sentimos en este momento. Es un terrible shock”, expresó, todavía conmocionado.

Según medios británicos, Glover era una especialista en marketing y vivía en Tonga junto a su marido –quien tiene un local de tatuajes en la capital del archipiélago, Nuku’alofa – desde 2015.

Angela amaba su vida, tanto cuando trabajaba en Londres como cuando logró el sueño de su vida de ir a trabajar al Pacífico Sur. Siempre quiso nadar con ballenas, ese era un deseo ambición de la infancia, y eso es realmente lo que la llevó a Tonga”, contó el hermano de la víctima, y dijo que Angela y James “amaban su vida en Tonga”.

Devastación

Las primeras imágenes de Tonga tras la explosión de un volcán que desató un tsunami mostraron hoy la devastación en este archipiélago del Pacífico, cubierto por las cenizas y con importantes daños por las marejadas.

Este territorio quedó prácticamente incomunicado del resto del mundo por la erupción de un volcán submarino, que cortó el cable de conexión de la isla, que ahora depende de la señal irregular de los teléfonos satelitales.

La monumental columna de humo del volcán alcanzó una altura de 30 kilómetros y regó cenizas, gas y lluvia ácida en una zona muy amplia del Pacífico.

El tsunami que le siguió levantó olas de hasta 15 metros en las costas de Tonga, según un comunicado del gobierno.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que en la principal isla de Tonga, Tongatapu, hay 50 casas destruidas y 100 que resultaron con daños. Además advirtió que las emanaciones del volcán generan temores de que haya contaminación del agua y los alimentos.

“El gobierno recomendó a la población que permanezca en el interior, que utilice barbijos si sale y que beba agua embotellada”, indicó la OMS en un tuit.

Las imágenes satelitales muestran que el volcán submarino ubicado al norte del archipiélago volvió a estar sumergido y sólo emergen dos pequeños islotes de lava. Nueva Zelanda difundió imágenes aéreas en las que se veían zonas verdes de la costa recubiertas de ceniza. En el litoral, aparecían edificios destrozados junto a otros intactos.

hd porn