Variante Ómicron: el COVID está en el aire, 15 consejos para no contagiarse

Ómicron sacude al mundo, a casi dos meses de su aparición, con un crecimiento exponencial de casos. La variante identificada en Sudáfrica provocó en los últimos siete días 21,9 millones de nuevos infectados a nivel global, un 10% más que en la semana precedente (19,8 M), según los datos del sitio Worldometers, que recopila estadísticas sobre el coronavirus.

En este contexto, el especialista español, José Luis Jiménez, brindó una serie de consejos útiles para evitar contagiarse, teniendo en cuenta la alta transmisibilidad de Ómicron.

Jiménez, que es doctor en Química y profesor de la Universidad de Colorado (EEUU) y fue uno de los primeros en advertir sobre la transmisión aérea del coronavirus por aerosoles. Estos son partículas de menor tamaño producidas en gran cantidad en todas las actividades respiratorias, como respirar, hablar, toser o estornudar. Otras personas pueden contagiarse a inhalar esos aerosoles, con el virus incluido, emitidos por otros que están infectados.

Desde su cuenta en Twitter, el especialista compartió 15 recomendaciones para tener en cuenta a la hora de tomar medidas de prevención contra el Covid-19 durante las vacaciones.

VARIANTE ÓMICRON: 15 CONSEJOS PARA NO CONTAGIARSE

1- Nos contagiamos al respirar aire infectado

“Lo más importante: entender que nos contagiamos al respirar aire infectado (aerosoles con virus) exhalado por algunos (no todos) de los infectados”, señaló. Y agregó que el contagio se puede dar “en proximidad cercana, y en el aire compartido en una habitación”.

2- El coronavirus es una “pandemia de interiores”

Jiménez explicó que “es 20 veces más probable contagiarse el virus en un espacio interior que en el exterior (sólo lo explica transmisión por aire)”.

Por eso, recomendó “hacer todo lo que se pueda al aire libre” (reuniones de familia, trabajo, escuelas, entre otras actividades).

3- No hay una medida a seguir si nos encontramos en un ambiente cerrado, sino varias

“Si tienes que ir a interiores, no hay bala mágica. No hay una medida que por sí sola nos mantenga a salvo”, precisó.

“Hay que hacer varias cosas para disminuir el riesgo”, continuó, y recomendó adoptar el modelo del queso suizo del virológo Ian Mackay.

El concepto del queso suizo fue propuesto por James Reason, un psicólogo cognitivo, en su libro Human Error publicado en 1990. Una sucesión de desastres -que incluyen la explosión del transbordador espacial Challenger, y los accidentes de Bhopal y Chernóbil- motivaron este concepto, donde los agujeros de las rebanadas del queso representan los errores que se acumulan y originan sucesos adversos.

En el caso del Covid la metáfora es sencilla: varias capas de protección, imaginadas como rebanadas de queso, que impiden la propagación. Ninguna capa es perfecta; cada una tiene agujeros y cuando estos se alinean, aumenta el riesgo de contagio. Pero la combinación de varias capas -distanciamiento social, cubrebocas, lavado de manos, pruebas y rastreo de contactos, ventilación, mensajes del gobierno- disminuye de manera importante el riesgo total. La vacunación añade otra capa de protección.

4- Minimizar el tiempo en ambientes cerrados

Otra recomendación de Jiménez es “tratar de minimizar el tiempo en interiores, con la menor gente posible”. Para el especialista es vital “entender que la distancia ayuda, pero no es suficiente”.

5- Las mamparas tienen limitaciones

Según el químico, las mamparas “ayudan en situación de cajero”. Su efecto es que rompen el flujo directo de la exhalación del infectado, y lo diluyen.

Pero aclaró que “las mamparas laterales aumentan la transmisión al dificultar la ventilación y hay que quitarlas”.

6- Limpiar superficies es una pérdida de tiempo

“La desinfección de superficies es un desperdicio completo de tiempo y dinero”, sostuvo Jiménez.

Aunque aclaró: que puede haber una excepción “en la planta COVID del hospital, según los lineamientos que fijan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

7- Hablar fuerte ayuda al COVID-19

“La vocalización (hablar, gritar o cantar) “está fuertemente asociada a la transmisión del coronavirus”, dijo el especialista. Y resaltó: “Hubo muchos brotes en coros, pero ninguno en bibliotecas”.

En esa línea, recomendó “hablar menos fuerte (o no hablar cuando sea posible, por ejemplo en el transporte público)”.

8- Las mascarillas o barbijos dan alta protección

Las mascarillas son la medida de protección más efectiva en los ambientes interiores.

“No son coladores o tamices. Filtran aerosoles mucho más pequeños que sus huecos (física microscópica)”, puntualizó.

9- Cualquier tapabocas es mejor que estar sin nada

Jiménez enfatiza que “cualquier mascarilla es mejor que sin mascarilla”.

Pero aclara que “necesitan ser un buen filtro”, es decir, al pasar el aire, los aerosoles se deben pegan a la tela. Además, “deben dejarnos respirar” (poca resistencia). Y fundamentalmente, “no deben quedar huecos con la cara sino que debe estar ajustadas”. Jiménez lo considera el “problema más gordo en el mundo real”.

10- Hay barbijos que dan mejor protección

“Dado que el coronavirus va por al aire y es la forma dominante de transmisión -continuó Jiménez- hay que recomendar mascarillas mejores: FFP2/3, N95, o elastoméricas”.

11- Se puede quitar el coronavirus en ambientes cerrados

A la pregunta sobre cómo hay que quitar el virus del aire interior, Jiménez contestó que hay que “echar fuera el aire con virus a través de la ventilación, que es la mejor opción”. Otra opción es “quedarse con el aire, quitar el virus con el filtrado”.

En cuanto a la opción “matar” el virus al desinfectar, el químico advirtió que es “peligrosa”, excepto que se use radiación ultravioleta “que sí funciona”.

12- Hay que conocer los niveles de ventilación

Jiménez explicó cómo saber si la ventilación de un lugar es suficiente para prevenir el COVID-19.

“Medir el dióxido de carbono con un medidor de infrarrojos. El medidor se debe mantener por debajo de 700-800 ppm (partes por millón)”, precisó.

13- Medidores de CO2 visibles al público

Jiménes recomienda instalar medidores de dióxido de carbono (CO2) visibles al público en todos los sitios donde compartimos aire interior.

De esta forma, cada persona puede saber si el ambiente tiene la ventilación suficiente para reducir el riesgo de contagio del coronavirus.

14- Si la ventilación no es suficiente, hay que filtrar

“Si la ventilación no es suficiente o no es práctica, entonces FILTRAR”, afirmó.

Y recomendó: “Filtros HEPA comerciales”, que funcionan bien, aunque son caros.

HEPA viene del inglés “High Efficiency Particle Arresting”, y significa “recogedor de partículas de alta eficiencia”.

15- Hay diferentes filtros que se pueden usar

Si se usan filtros, no necesariamente tienen que ser HEPA, precisó el químico.

“Hay filtros más baratos hechos con ventiladores funcionan muy bien”, indicó.

hd porn