Acusan a una empleada judicial de estafar a sus amigos en seis millones de pesos

Las autoridades de Mendoza investigan a una empleada judicial, sindicada de haber estafado a sus amigos en seis millones de pesos.

Las sospechas recaen sobre Noralí Hornz, quien cumple funciones en la Oficina de Violencia de Género de la ciudad de San Martín, distante 50 kilómetros de Capital de Mendoza.

Habría al menos unos 30 damnificados, cuyos datos personales fueron manipulados por la empleada para solicitar créditos personales.

El caso salió a luz en las últimas horas, a partir de denuncias que se le hicieron en las redes sociales, poniéndose al descubierto el ardid que usaba para adueñarse de semejante suma millonaria.

Las víctimas fueron hasta sus propios compañeros del Poder Judicial, a tal punto que, la fiscal que llevaba adelante su sumario, Dra. Valeria Botini, resolvió apartarse de la causa al comprobar que, entre los damnificados, se encontraban también empleados de su propia Fiscalía.

En ese sentido, trascendió que el dinero habría sido tramitado por la acusada en diferentes entidades financieras de Mendoza.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: