Tierra del Fuego: la primera provincia en cuarentena total por el coronavirus

El gobierno de Tierra del Fuego decretó este lunes el estado de cuarentena para frenar la pandemia de coronavirus, que suspende hasta el 31 de marzo toda actividad pública y privada, industrial, comercial, recreativa y deportiva. La medida prohíbe que los habitantes de la provincia salgan de sus casas excepto para comprar comida y medicamentos, o bien para otros fines indispensables.

El gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, dio a conocer mediante la cadena provincial el decreto 468 de este año, que crea un “Protocolo de cuarentena” para ser reglamentado por un “Comité Operativo de Emergencia”.

El primer artículo de este protocolo de cuarentena contra el coronavirus emitido en Tierra del Fuego prohíbe salir de sus domicilios a “niños, niñas, adolescente y grupos de riesgo”, y estipula que cada familia deberá designar un adulto responsable “para realizar la compra de productos alimenticios, medicinas y de primera necesidad”.

Además, el artículo 7 establece que únicamente podrán circular por la vía pública de Tierra del Fuego las personas que vayan a adquirir “alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad”, o que acudan a “centros sanitarios, con las restricciones que informará el Ministerio de Salud de la provincia”.

También podrán desplazarse por las calles quienes vayan a trabajar, “siempre que la tarea no pueda ser realizada en el domicilio”, o acudan a asistir a menores, adultos mayores, personas con discapacidad o vulnerables al coronavirus.

Otra excepción será para quienes concurran a “entidades financieras por causas de fuerza mayor o necesidad”, o se dirijan “a puertos, aeropuertos y otros centros de transporte, y asistencia esenciales”.

El resto de la población que sea sorprendido en las calles de Tierra del Fuego sin justificación enfrentará una causa penal, según las disposiciones “de los artículos 205 y 239 del Código Penal de la Nación”, menciona el decreto.

Por otra parte, la medida suspende la realización de “toda actividad turística”, incluyendo museos y excursiones, y especifica que los bares, restaurantes, y “todo otro local comercial de elaboración y/o venta de comidas con permanencia o sin permanencia de ingesta de alimentos en el local, solo podrán mantener abiertos sus comercios para la preparación y venta de alimentos bajo la modalidad de delivery y/o retiro del local sin permanencia en el mismo”.

Los restaurantes habilitados dentro de todo tipo de alojamiento, solo podrán brindar el servicio a los pasajeros hospedados con la modalidad de servicio a la habitación.

En tanto, los supermercados y comercios de venta de alimentos deberán establecer horarios especiales para la atención de los grupos de riesgo, y reducir en un cincuenta por ciento la capacidad habilitada de personas dentro del local.

“Las familias deberán designar un responsable para realizar las salidas de compra de alimentos, medicamentos y cuestiones de primera necesidad”, determina el decreto gubernamental.

“Vivimos momentos muy duros ante una enfermedad que va creciendo y que va golpeando nuestras vidas. Necesitamos ganarle y la única manera de hacerlo es deteniéndonos y quedándonos en nuestros hogares. Son medidas que parecen fuertes pero que nos van a cuidar mucho más a todos, comunitariamente e individualmente”, aseveró el gobernador de Tierra del Fuego al anunciar el contenido de las nuevas restricciones.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: