Una joven fue al hospital con síntomas de COVID-19 pero murió por violencia de género

En plena cuarentena, se registró otro femicidio en el país. Una joven de 23 años murió en el Hospital de la localidad bonaerense de Chivilcoy, donde había ingresado con síntomas compatibles al coronavirus, pero el test dio negativo y el deceso se produjo por las lesiones que había sufrido en una brutal golpiza. Por el caso detuvieron a la pareja por femicidio.

La mujer, Soledad Carioli Lespade, había entrado a la guardia del nosocomio el 8 de abril pasado y dijo padecer los síntomas del COVID-19. Los médicos aplicaron el protocolo y horas después certificaron que la joven no estaba infectada con el coronavirus.

Pero el estado de salud efectivamente era grave, por lo que advirtieron que presentaba un edema encefálico y fracturas del maxilar  y costillas. 

El director del Hospital radicó la denuncia penal y la UFI N° 3 ordenó la detención de la pareja de la mujer, un hombre de 35 años. 

El individuo adujo que Carioli había sufrido un accidente con la moto y que no había querido recibir asistencia médica. 

El martes se produjo el fallecimiento de la joven y con los resultados de las investigaciones realizadas por los detectives policiales, la justicia tiene indicios suficientes como para imputar al hombre, identificado como Flavio Emiliano Pérez (35), por homicidio y abandono de persona. 

En la casa del demorado, en Avenida 92 y Paso de Chivilcoy, los peritos de la Policía Científica de Mercedes incautaron documentación a nombre de la víctima, seis extractos de haberes, una camisa  rosa de mujer y otra amarilla de hombre con posibles manchas hemáticas, medicamentos, ficha clínica a nombre de la occisa y manuscritos también de víctima.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: