Coronavirus: Un científico anticipa cómo podría evolucionar la variante Delta

Mientras los virus tengan donde hospedarse evolucionan, por eso la importancia de la vacunación más ante una pandemia como es la del coronavirus. Este es el caso de la variante delta que es más contagiosa que la cepa original del virus originado en Wuhan.

Ante esto, el director director del Centro de Salud y Seguridad Alimentaria de la Universidad de Griffith (Australia), Hamish McCallum, publicó un estudio donde prevé que sucederá con el coronavirus y sus variantes, y cómo se intensificarán las medidas de salud pública para poder responder ante ellas.

Según apunta el experto en enfermedades infecciosas y patógenos en un artículo en The Conversation, el virus SARS-CoV-2 no termina con la variante delta y explica que: “La evolución es el resultado de mutaciones aleatorias (o errores) en el genoma viral cuando se replica. Algunas de estas mutaciones aleatorias serán buenas para el virus y le otorgarán alguna ventaja. Es más probable que las copias de estos genes ventajosos sobrevivan hasta la próxima generación, a través del proceso de selección natural”.

“Podemos esperar que la evolución favorezca las cepas de virus que dan como resultado una curva epidémica más pronunciada, produciendo más casos más rápidamente, lo que lleva a dos predicciones”, señala el experto.

La primera de esas hipótesis es que el virus se podría volver más transmisible, y según indica McCallum: “es probable que una persona infectada contagie a más personas, por lo que las futuras versiones del virus tendrán un número reproductivo R más alto”.

La segunda es que “podemos esperar que la evolución acorte el tiempo que transcurre entre que alguien se infecte y lo transmita a otros”.

Esta teoría vendría a explicar por qué la variante delta se está propagando por todo el mundo y reemplazando a la cepa de Wuhan, ya que esta tiene un valor R de 5-6 frente a la cepa original que es de 2-3, “es probable que alguien infectado con la delta contagie al menos al doble de personas que la cepa original de Wuhan”, sostiene el científico.

También agrega, que la variante delta tiene una carga viral más alta, lo que permite que se transmita antes la infección, y se contagie “más fácilmente al aire libre y tras un ‘contacto fugaz”.

“Por eso es probable que nos veamos recibiendo vacunas de refuerzo de forma regular, diseñadas para superar estas nuevas variantes, al igual que vemos con las vacunas de refuerzo contra la gripe”, asegura McCallum.

Puesto que las vacunas que actualmente existen contra la Covid-19 reducen la posibilidad de transmitir el virus pero no lo bloquean totalmente por lo que “podemos esperar un cambio hacia una mayor virulencia”, advierte.

“En otras palabras, un efecto secundario de que el virus pueda transmitirse en personas vacunadas es que, con el tiempo, la teoría predice que se volverá más dañino para las personas no vacunadas”, augura McCallum.

Por este motivo, añade este experto, es muy probable que a corto plazo la evolución continúe “afinando” el virus, lo que implica que más personas se infectarán a partir de un solo contagiador, la infección aparecerá antes, y las nuevas variantes “harán que las vacunas sean menos efectivas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *