El escalofriante resultado de la autopsia de una de las nenas ahogada por su padre

Tomás Gimeno, de 37 años, era considerado un hombre afortunado y un padre amoroso: nació en Tenerife (Islas Canarias) en una familia adinerada y tenía dos hijas a las que parecía adorar. Sin embargo, algo ocurrió que lo convirtió en un monstruo.

Hoy el sujeto tiene pedido de captura internacional luego de que el cadáver de Olivia, la mayor de sus hijas, fuera hallado en el mar. Las nenas, de 6 y 1 año, habían desaparecido el 27 de abril pasado y, hasta donde se sabía, la última persona en estar con ellas fue su padre.

La principal hipótesis que manejan los investigadores es que Gimeno las asesinó. ¿La causa? No habría podido soportar que su ex esposa reconstruyera la vida con otro hombre, por lo que decidió destruir lo que ella más amaba: sus hijas.

El día de la desaparición de las nenas, Gimeno fue visto embarcando seis bolsas en la lancha de su propiedad con la que partió de Santa Cruz de Tenerife, y la policía cree que podría haberse suicidado junto con sus hijas, a quienes habría ahogado en el mar.

Resultado de la autopsia de Olivia Gimeno

La autopsia preliminar realizada al cadáver de Olivia, de 6 años, concluye que falleció a consecuencia de un edema agudo de pulmón, y todo apunta a que Gimeno mató a sus hijas en la vivienda que compartían, las envolvió en toallas, las introdujo en bolsas de basura y éstas en las bolsas de deporte.

Las mismas bolsas deportivas que fueron halladas el jueves último a 1.000 metros de profundidad, en una de las cuales estaba el cuerpo sin vida de Olivia, sobre el cual se están realizando los análisis toxicológicos, biológicos e histopatológicos para saber si antes de asfixiarlas, como sostiene la investigación, Gimeno las adormeció con pastillas.

Ahora los esfuerzos de los investigadores españoles se centran en buscar el cuerpo de Anna, la más pequeña de las nenas, de apenas 1 año, y del propio sospechoso, sobre quien pesa preventivamente una orden de detención por homicidio y violencia de género.

Aquel 27 abril, Gimeno pasaba la tarde con sus hijas y debía entregarlas a su madre por la noche. Pero horas ante de su desaparición, llamó a su ex, Beatriz Zimmerman, para decirle que nunca más los volvería a ver; lo mismo hizo con otros miembros de la familia. Y nunca más se supo de él ni de las nenas, hasta el macabro hallazgo de Olivia.

 

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: