Femicidio en Mar del Plata: la desmayó a golpes y la tiró desde un séptimo piso

Jordana Belén Rivero, una estudiante de psicología de 28 años, fue asesinada de manera brutal en una zona muy concurrida de la ciudad de Mar del Plata. La golpearon violentamente hasta perder el conocimiento y luego fue arrojada desde el balcón de un séptimo piso. Apenas llegó al edificio, la policía creyó que había sido un suicidio. Sin embargo, esta hipótesis quedó prácticamente descartada: dentro del departamento de la joven todo estaba desordenado y encontraron allí a un hombre atrapado y con algunas heridas. Quedó detenido.

Se trata de Bernardo Luis Baraj (50), un sujeto oriundo de Ushuaia que había llegado a la ciudad balnearia procedente de Buenos Aires. Al momento de ser indagado por el fiscal Fernando Castro se negó a declarar. No explicó por qué estaba dentro de la vivienda y apenas contó que sufría diferentes

ara el funcionario judicial, se trató de un homicidio agravado por la condición de género de la víctima. “Se puso como loca y se tiró”, fue lo único que les dijo a los oficiales que lograron derribar la puerta para poder entrar.

La autopsia terminó de confirmar que Jordana fue asesinada. No se cayó, ni se tiró y la presencia de Baraj, quien había quedado encerrado en el departamento porque la joven cerró la puerta con llave, permitieron direccionar la investigación hacia la hipótesis del femicidio. De acuerdo con los estudios al cuerpo de la víctima, presentaba lesiones que fueron ocasionadas antes de la caída. Además, se comprobó que Rivero se desplomó ya desvanecida y con el maxilar fracturado.

enfermedades y que estuvo un tiempo internado en un centro asistencial por un cuadro de bipolaridad. Reconoció que tenía una causa por robo como único antecedente penal y que la denuncia en su contra por un ataque a una ex pareja en 2017, en Tierra del Fuego, “había sido un invento” de la mujer.

En diálogo con Radio Brisas, el fiscal Castro dijo que Jordana fue arrojada “al menos inconsciente”, ya que no presentaba signos de “defensa” en su cuerpo. Según explicó, por instinto, cualquier persona que cae al vacío pone los brazos para atenuar el impacto, lo que generalmente provoca fracturas en las extremidades; en este caso, no tenía ese tipo de lesiones. Por su parte, Baraj presentaba algunas heridas en su cuerpo compatibles con golpes y mordeduras. Esto mostraría que la mujer quiso defenderse del atacante.

El hecho ocurrió el lunes cerca de la 8 en un edificio ubicado en la calle Salta, casi esquina Luro. Su cuerpo impactó sobre una losa saliente que sirve también de techo a la vereda y al ingreso al edificio, que también es una galería comercial. Según publica el diario La Capital de Mar del Plata, el Cuerpo Médico de la Policía Científica estableció que Rivero había aspirado sangre, lo que indica que había sufrido una hemorragia antes de la caída.

Si bien el fiscal Castro aún intenta determinar qué tipo de vínculo mantenían la víctima y el femicida, trascendió que se habrían conocido la tarde del domingo en las proximidades de un bingo de la calle Independencia. “Escuchamos gritos, la chica pedía auxilio desesperada. Pidió ayuda hasta el último minuto”, contaron los vecinos a los medios locales. “No conocíamos a la joven, se había mudado en enero”, agregaron.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: