Un médico, su padre y tres comerciantes santiagueños, caen en una ”estafa piramidal” por $ 10 millones

Un médico, su padre y tres comerciantes denunciaron ante la Justicia haber sido estafados en $ 10.000.000 y responsabilizaron de las supuestas maniobras a una mujer, a su novio y a un primo.

Los damnificados no se conocerían entre sí. Trataríanse de un médico que se desempeña en una sanatorio local, su padre y tres comerciantes de la Capital, con un denominador común: cada uno invirtió más de $ 1.500.000 con la promesa de pagos semanales o mensuales de intereses que en algunos casos deberían llegar al 100%.

Patrocinada cada víctima, por separado, por los abogados Carlos Ríos López y Luis Barraza, los demandantes acaban de refrendar al menos tres denuncias ante la fiscal Belkis Alderete. En principio, los letrados formalizaron denuncias por presunta “estafa” y/o “asociación ilícita” en modo de “estafa piramidal“.

Futuros querellantes

Pese al hermetismo, se sabe que también han requerido ser aceptados como querellantes para así poder proveer pruebas: por ejemplo, cheques sin fondo, mensajes de whatsapp, pagarés y otras pruebas que consideran clave.

Una de las víctimas sería un poderoso comerciante. Según su presentación, los acusados serían una mujer del Bº Belgrano; su novio y el primo de la primera, domiciliado en el Bº Siglo XX.

El comerciante sería propietario de un negocio familiar. Habría conocido a la acusada en noviembre de 2021, amigos mediante. Charlaron, hubo confianza. Como ella se autocalificó de inversora, él le habría confiado que tenía unos ahorros. Así, ella le propuso un negocio jurídico. Que el comerciante le facilitara $ 1.500.000. A cambio, cada 15 días la “inversora” le devolvería un interés de un 15% del monto recibido.

Ambas partes se pusieron de acuerdo, la mujer habría resuelto lo siguiente: el dinero iba a serle devuelto al comerciante en la primera semana de diciembre de 2021, pero que el interés quincenal del 15% se efectivizaría el 15 de diciembre de ese año.

Siempre, según la denuncia, llegó la primera semana de diciembre de 2021. El comerciante aguardó lo prudente. Como la “inversora” no se presentó, el hombre envió mensajes de whatsapp. La respuesta fue que al día siguiente acudiría a su casa, o a su negocio, con el dinero, pero nunca ocurrió.

En forma sorpresiva, en la 2ª quincena se habría presentado en la casa del comerciante el supuesto primo de la mujer y manifestó que eran socios. Le habría entregado al comerciante $ 225.000, dejando en claro que era en concepto de intereses del capital. Sin noticias de nadie en el resto de diciembre, en enero de 2022 la pareja habría arribado a la vivienda del comerciante y se disculpó por su llamativa ausencia y alentó a seguir en el negocio porque ya tenían el dinero para reintegrarle.

Es más, anunciaron una flamante oportunidad de inversión y aconsejaron no quedarse fuera e inyectar al emprendimiento con una nueva una inversión de $ 200.000. El comerciante dijo no y la pareja se retiró para nunca más volver.

Sospechan de un ”cerebro” protegido por el anonimato

Una de las víctimas es un médico que habría entregado tal vez el monto más alto. Los voceros manifestaron anoche que sufrió la mayor “estafa” y que su trato era directo con la mujer, con quien se habría reunido en varias ocasiones.

Agotados los esfuerzos, también acudió a la Justicia resuelto en que alguien le brinde respuesta y, a la larga, aspirar a reencontrarse con su capital.

A gran escala

En un escenario no visible de mensajes de Whatsapp a gran escala, los damnificados sospecharían que los tres acusados eran quizá solo el rostro visible de un cuarto cerebro, jamás presentado como tal y que ahora la Justicia intentará develar.

Ahora, las víctimas trasladaron a la Justicia provincial su situación individual y confiarían en que los denunciados adviertan que es un camino sin regreso y que solo les cabe cumplir lo acordado, o al menos devolver el millonario capital.

Expertos analizan la naturaleza de las inversiones y habría más víctimas

La Unidad de Delitos Complejos habría puesto en marcha el andamiaje legal y encomendado la investigación a expertos de la policía.

En principio, los funcionarios analizarían las características de la presentación basada en la naturaleza de la inversión, en la idoneidad de los denunciantes, sus negocios y, obvio, el naturaleza del dinero en teoría invertido por varios, durante todo el año 2021.

Aún precisas, las denuncias dejarían entrever que al comienzo los responsables de las inversiones cumplieron a rajatabla el cometido. En la práctica, habrían desembolsado en concepto de intereses entre $ 50.000 y $ 100.000.

Por lógica decantación, los inversionistas se habrían entusiasmado y quizá juzgaron que a mayor inyección de dinero, más altos serían los intereses emergentes.

Entregaron más de $ 1.000.000 y la fluidez de los cumplimientos decayeron, al extremo de que los tres acusados literalmente desaparecieron, bloquearon de sus celulares a las víctimas con más de $10.000.000 en capitales, hoy exigidos por los cinco denunciantes.

Los voceros adelantaron anoche que el número de damnificados serían mayor y, por ende, la cantidad de denuncias en el futuro.

Lavado de activos, fraude, estafa y asociación ilícita

Una estafa piramidal también conocida como esquema piramidal es un negocio en el cual los participantes deben hacerlo crecer a través de la creación de una red en la que captan a nuevos participantes: el objetivo es que los flamantes vayan produciendo beneficios para los participantes originales.

Este tipo de estafas suelen camuflarse bajo la venta de algún producto o servicio, pero en realidad lo único que interesa y lo que sostiene el mismo es la entrada de nuevos participantes, que normalmente tienen que realizar algún pago inicial para ser aceptados.

Ahora, irrumpieron denuncias como el caso de Generación Zoe y una segunda Adhemar Capital, en Catamarca. Según los denunciantes, ofrecía servicios financieros con altos retornos desde 2018, derivados de la inversión en criptomonedas.

Un abogado en representación de un grupo de damnificados que aún no recibió el pago prometido de los fondos que habían confiado a la firma, presentó un caso formal en Catamarca. “Denunciamos administración fraudulenta y lavado de activos”, dijo el abogado y agregó: “Es la primera denuncia que es una punta del iceberg que se hace extensiva a otros responsables que tiene la firma”.

Según el impulsor, el titular de la firma enfrenta procesos en Córdoba y en Tucumán, donde desembarcó en 2021 con un esquema similar al de Catamarca, donde nació su firma. Según la denuncia, se conjugarían tres figuras penales: “El lavado de activos, la administración fraudulenta, la estafa y el tercero es la asociación ilícita”.

El juez federal de Catamarca Miguel Ángel Contreras emitió una resolución para unificar las causas que se iniciaron en Córdoba y Tucumán. Al menos 50 personas ya se presentaron como damnificadas en una causa en la que se investiga una estafa millonaria en Córdoba con una estafa “piramidal”. Fueron detenidas nueve personas, entre ellas siete policías de Córdoba. Los supuestos inversores aportaban dinero a cambio de una retribución mensual en concepto de intereses de entre el 30 y el 50%.

hd porn