El origen del coronavirus: rompió el silencio la última y única científica extranjera que trabajó en Wuhan antes de la pandemia

Desde finales del 2019 cuando se registraron los primero casos de coronavirus en Wuhan, que terminó en una pandemia que aún continúa golpeando al mundo, se difundieron miles de hipótesis sobre el origen del virus. Este fin de semana, la única científica extranjera que participó de pruebas en ese centro de experimentación dio una entrevista en la que detalló lo que vivió un mes antes de que se desatara la crisis sanitaria.

Danielle Anderson es una científica australiana que se especializa en virología y hasta noviembre de 2019 se desempeñó como la única extranjera en el laboratorio BSL-4 del Instituto de Virología de Wuhan, el primer laboratorio de China equipado para manejar los patógenos más mortíferos del planeta.

“No es que fuera aburrido, pero era un laboratorio regular que funcionaba de la misma manera que cualquier otro laboratorio de alta contención. Lo que dice la gente no es cómo es”, comentó la especialista a la agencia Bloomberg, en referencia a los rumores que circulan desde que comenzó la pandemia en esa ciudad.

Anderson estaba trabajando en Wuhan en la fecha en que los expertos estiman que el virus, ahora conocido como SARS-CoV-2, comenzó a propagarse. De hecho, ella era parte de un grupo que se reunía todos los días en la Academia China de Ciencias para tomar un micro que los llevaba al instituto a unos 25 kilómetros de distancia.

La especialista aseguró que nadie que haya conocido en Wuhan estuvo enfermo de coronavirus hacia fines de 2019, y contó: “Si la gente hubiera estado enferma, supongo que yo lo habría estado, y no fue así. Me hicieron la prueba del coronavirus en Singapur antes de vacunarme y nunca lo había tenido”.

Los expertos de la Organización Mundial de la Salud tuvieron acceso al Instituto de Virología de Wuhan cuando lo visitaron en febrero de este año. Muchos de los colaboradores de Anderson en Wuhan fueron a Singapur a fines de diciembre para una reunión sobre el virus Nipah.

“Desde mi punto de vista, no había nada extraño en ese momento que te hiciera pensar que algo estaba sucediendo aquí“, indicó.

A pesar de esta posición, Anderson comentó que si se le presentara evidencia de que hubo algún tipo de accidente que provocó el coronavirus, cambiaría de parecer y señaló: “No soy ingenua como para decir que descarto absolutamente esto”.

Qué más se sabe sobre el origen del Covid-19

Lo último que trascendió es que un investigador estadounidense aseguró que, mientras buscaba archivos almacenados en la nube de Google, logró recuperar hasta 13 secuencias del virus que habían desaparecido de la base de datos de forma misteriosa el pasado año.

Hace aproximadamente un año, las secuencias genéticas de más de 200 muestras de virus de los primeros casos de Covid-19 en Wuhan desaparecieron de una base de datos científica en Internet, según informó el diario The New York Times.

Ahora, al conectar archivos almacenados en la nube, un especialista logró recuperar esas secuencias originales, lo que añade datos para discernir cuándo y cómo el virus pudo haberse propagado desde un murciélago u otro animal a los humanos.

El nuevo análisis fue publicado el martes y refuerza las teorías de que una variedad de coronavirus pudo haber estado circulando en Wuhan antes de los brotes iniciales vinculados a los mercados de animales y mariscos en diciembre de 2019.

hd porn